Luz Solidaria tiene como propósito ayudar a las personas a pagar menos por su factura de la luz, evitar la contaminación asociada al consumo eléctrico tradicional y a generar fondos solidarios para fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro.

 

 

¿Qué es lo que más te preocupa hoy?

Si analizamos nuestro entorno, a todos nos afecta en mayor o menor medida problemas como el cambio climático, pobreza, hambre, enfermedades, etc., y como individuo o sociedad no debemos adoptar un rol pasivo. ¿Y si pudiéramos contribuir económicamente, sin que me cueste nada, con fundaciones y asociaciones que ayudan mejorar el impacto de estos problemas? ¿Y si además de ayudarles, ahorro en mi factura de la luz? Esto es lo que hace Luz Solidaria, y lo hace a través de una propuesta honesta con el cliente, y comprometida con el medio ambiente y la sociedad.

 

¿Qué se puede hacer mejorar?

Para empezar, tenemos que tomar conciencia global e individual de la situación. El papel de cada uno de nosotros, y de las empresas e instituciones es clave para convertirse en vector de transformación. Por ejemplo, con un pequeño gesto como elegir un proveedor del suministro eléctrico 100% renovable, estaremos contribuyendo a que se deje de generar energía altamente contaminante, con una alta emisión de gases de efecto invernado (puesto que para producirla se quema gas natural o carbón) y generación de residuos radioactivos (que tardan miles de años en desactivarse y para los que todavía no se ha encontrado una solución definitiva y fiable). Hoy en día, hay casi 100 comercializadores de luz 100% renovable. Cambiar de compañía de la luz es un cambio meramente administrativo que sólo lleva 3 o 4 minutos y se puede hacer on-line. Si quieres aún más compromiso, está la opción de Luz Solidaria que además de suministrar energía 100% renovable es una comercializadora benéfica que dona sus beneficios a distintas fundaciones y asociaciones sin ánimo de lucro. Y todo ello partiendo de una propuesta honesta con el cliente que le permite ahorrar en su factura de la luz.

 

¿Qué se está haciendo bien?

Afortunadamente, hay una tendencia clara por parte de la sociedad a adquirir y recomendar productos y servicios socialmente responsables. Según un estudio de la OCU más del 70 % de los españoles basan sus decisiones de vida en relación con principios éticos y de sostenibilidad. También las empresas cada vez están más involucradas en aplicar estos principios. Así, el rol de las empresas como impulsores de programas de responsabilidad social corporativa es esencial para la sensibilización de sus empleados, clientes y proveedores, constituyéndose en un pilar básico para ayudarles en la evaluación y la consecución de objetivos de mejora del medio ambiente y la sociedad. Con relación al suministro eléctrico, las empresas suelen contar con áreas especializados en energía que están habituados a realizar cambios de comercializadora para conseguir mejores condiciones, pero también para tener energía 100% renovable. Que las compartan con sus empleados, clientes o proveedores todo este conocimiento para que éstos venzan su desconocimiento o miedo a cambiar el suministro de sus propios hogares o pequeños negocios a un comercializador 100% sostenible, es esencial en la lucha contra la contaminación y el cambio climático. Si la opción elegida además es benéfica, como Luz Solidaria , se estará contribuyendo a mejorar los problemas sociales que nos afectan.